Negar la realidad…

          ¿Alguna vez te costó mucho aceptar una realidad? ¡Apuesto a que sí! A veces es muy difícil digerir una noticia que no nos gusta, o una situación que nos hiere. Así que, tal vez incluso de manera no consciente, nuestra mente recurre a lo que popularmente llamamos un <<mecanismo de defensa>>: anestesiamos el dolor dejando de prestarle atención al mundo y haciéndonos un modelo de la realidad que no sea tan duro.

          ¿Querés saber algo increíble? (Esto no se puede negar, ¡ojito!) En ese proceso de autoengaño nuestro cerebro hace intervenir una química bien real, una verdadera anestesia. Efectivamente, recurre a las esas sustancias llamadas endorfinas. ¿Te acordás del popular psicólogo Daniel Goleman? Fue el que en los ’90 la pegó con su bestseller Inteligencia Emocional. Bueno, bastante antes, a mediados de la década de los ’80, había escrito un libro que trataba justamente de la psicología del autoengaño. Lo que dice Goleman es que el mecanismo funciona así, como te describo a continuación:

          En todo episodio estresante, nuestro cuerpo primero segrega las famosas hormonas del estrés (las catecolaminas y los glucocorticoides) que nos ponen en estado de alerta y nos preparan para la acción física vigorosa. Claro, desde que éramos los homínidos de hace cientos de miles de años siempre nos convino luchar o escapar a los santos piques del ataque de un predador. Pero en ese mismo episodio estresante, unos instantes más tarde nuestro organismo produce endorfinas, digamos: “de acción retrasada” como si fueran un medicamento.

          ¿Para qué? ¿Qué propósito evolutivo puede tener una sustancia que alivia el dolor y nos hace sentir mejor, segregada al ratito nomás de que comience un episodio estresante? Lisa y llanamente, el propósito es quitar la atención de potenciales heridas que hayamos recibido. Capaz que el tigre predador nos arañó la espalda muy profundo, o capaz que mientras corríamos nos clavamos todos los abrojos y ramitas habidos y por haber que había en nuestro camino. De cualquier manera, en una situación así nada nos convenía quedar ahogados en ese dolor. Por eso el alivio de las endorfinas resulta esencial.

          En un entorno como el que vivimos día a día actualmente, ese mismo mecanismo milenario de dos tiempos funciona cuando el estrés aparece tan sólo por enfrentar una realidad que no nos gusta. La decisión de un amigo que no compartís, el engaño de alguien en quien confiabas, o circunstancias inesperadas… Primero podés sentir angustia, tensionarte, entrar en alerta. Pero al rato, permitís que la endorfina te adormezca, que quite tu foco de los estímulos dolorosos, así seguís adelante.

          El mecanismo es útil, por supuesto, siempre y cuando podamos trascenderlo en el mediano plazo y no quedar atrapados en una realidad de mentira, autoinventada. Porque si no, a la larga, después se va a hacer más cuesta-arriba asimilar la realidad y crear estrategias para superarla. Siempre conviene que te preguntes: ¿Qué es lo que no estoy aceptando?

Ref.:

  • Goleman, Daniel (1985), El Punto Ciego; Random House Mondadori; Barcelona, 2007
This entry was posted in cerebro sentiens, creencias, interpretando and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Negar la realidad…

  1. Marina Castro says:

    Gracias! Hoy escuché Los Notables y me gustó mucho el programa…y esto que acabo de leer, hizo que me sintiera un poco identificada…aunque no sé, tal vez esté confundida, pero yo lo aplicaría también a los duelos que cuestan definir….Cortito: mi madre falleció hace año y medio y no fue para nada inesperado…Según mi psicólogo, tengo una resiliencia a prueba de todo y creo que eso ha sido lo que me ayudó toda mi vida a no caer en depresiones y resolver todo tipo de conflictos internos… pero, si bien este suceso que pasó a fines del 2011 lo esperaba desde enero, recién logré hacer el duelo en enero de este año, cuando menos lo esperaba…eso hizo que bordeara la depre.. pero llegué al fondo y subí… Esa agachada de cabeza me trajo un problemita delicado de salud que fue el motor para volver a la superficie y aceptar unas cuantas cosas… En mi caso no era que NO ACEPTÉ LA REALIDAD, sólo sucedió que fue mucho el dolor por sentirme total y absolutamente sola en la vida… ¿se puede comparar o estoy muy errada??? Gracias!! Beso grande…

    • Federico Fros Campelo says:

      Hola Marina!! Qué gusto leer tu comentario y que me hayas escuchado en la Radio el sábado pasado! Muchas Gracias!
      Efectivamente, la pérdida de un ser querido es tremendamente dolorosa, y es genial que hayas podido procesar la realidad sin negarla. Aun así, es normal que hayas sentido tanta aflicción como para enfermar. Cuando los episodios de estrés son muy fuertes, el sistema inmunológico queda comprometido (por temas de cómo se comunican sus células… comunicación que se ve inhibida por hormonas como las catecolaminas y los glucocorticoides).
      Los seres humanos tenemos por excelencia una necesidad de formar vínculos, y en cuanto la otra parte desaparezca en una relación tan valiosa como mamá-hija, uno literalmente siente que la otra persona que se fue se llevó consigo parte de uno.
      Hay un libro nuevo que estoy por leer (lo conseguí en amazon) que se llama “Closure. The rush to end grief and what it costs us”. Desafortunadamente no hay traducción en español. Pero para que te hagas una idea, trata del apuro que todos tenemos por terminar con el dolor, dar vuelta la página, y los costos que ese cierre trae aparejados. Cuando lo vaya leyendo te cuento si es que encuentro algun material que crea que te sirva.
      Espero que te guste mi libro!!
      Un beso! Sigamos en contacto! :)
      Fede

  2. Marina Castro says:

    Gracias Fede por tu respuesta… Perdón por la lata, pero te cuento un poquito más para que entiendas mejor…mi tema colapsó de esa forma porque le dediqué por entero los últimos 10 años de su vida (a partir de mi divorcio sólo me concentré en su atención, más aún los últimos dos años, que fue decayendo bastante)…Mi objetivo principal fue, además de brindarle afecto (que los viejis necesitan tanto como los chicos), obvio, era que cuando ella ya no estuviera, mi conciencia estuviera absolutamente limpia por haberle dado la mejor calidad de vida que podía dentro de mis posibilidades (soy docente)…El 2011 yo salí de licencia en mayo y no me reintegré al laburo hasta comienzos del 2012(como te dije, desde enero veníamos en pendiente)…ese enero del 2012 estaba tan “AGOTADA” por todo lo vivido que no me dí cuenta que intentaba NO PENSAR y supongo que es una forma de NEGAR LA REALIDAD(por eso te lo pregunté)…iba habitúandome a estar sola(con mis 7 hijos bichos) mientras llenaba el tiempo como podía… Laburé todo el año 2012 y al estar ocupada se voló “literalmente” el año… Fue por eso que al llegar a enero del 2013, sin mayores obligaciones y ya de vacaciones (y ahora pienso que coincidió que abandoné, con el apoyo de mi psiquiatra, el poco antidepresivo que tomaba), la soledad me dió un martillazo en la cabeza y por primera vez sentí, yo, que soy una persona bastante solitaria por naturaleza, que me caía la ficha…Fue bueno reconocerlo pero la cuestión era cómo podía superarlo, porque empezó a presionarme la idea que mi misión ya estaba terminada….Gran problema…Creo que esos estudios debían resultar mal para que yo pudiera reaccionar; y coincido con vos, sé que salieron mal porque mi estado anímico lo originó… La mayor parte de las enfermedades nos atacan cuando nuestras defensas (físicas y psíquicas)son demasiado bajas…pero a veces las personas no encuentran la fuerza para salir adelante. Te cuento que ya hace un largo tiempo -mucho antes de esto-yo vengo mutando al veganismo y, luego de esos estudios, curioseando en internet y viendo cómo revertir un poco la situación, descubrí y hace 4 meses lo he instaurado en mi vida, el Limón…Después te cuento cómo resulta el mismo estudio que debí repetir hace un par de días atrás, pero lo que sí puedo decirte es que tanto mi médico clínico como mi ginecóloga se asombraron al ver mis últimos análisis…Además ha actuado en mí como energizante y me da pila para todo…
    Bueno querido amigo, espero no haberte aburrido demasiado y te agradezco el haberme agregado en el facebook(no sabía si responderte acá o por allí -espero que me lo digas así cuando quieras volvemos a debatir). Siempre me interesó el tema psicológico y las cosas que somos capaces de hacer cuando nos proponemos…soy muy análitica y vivo “pensando”, aunque estoy intentando contrarrestar mi forma de ser, alternando con meditación…de vez en cuando es bueno hacer callar a la mente…
    Veré de conseguir tu libro pronto así seguimos discutiendo y también ese que me decís en inglés… no tengo problemas con el idioma.Y a mí vez, aunque es muy probable ya lo hayas leído, si te interesa el nexo entre la física cuántica y la percepción espiritual, te recomiendo “Más allá de LO QUE TÚ SABES” de Jorge Blaschke.
    Te dejo un beso grande…Seguimos en contacto…
    Marina :)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>