El poder del reconocimiento genuino

Reconocimiento genuino          Actualmente se recomienda que en los trabajos no se espere un período anual entero para hacer las revisiones de desempeño y recién entonces se halague al empleado que hizo las cosas bien. La disciplina de gestión moderna admite que un simple “gracias” de vez en cuando, durante el año, aumenta la eficiencia de cada uno de nosotros e incluso ayuda a la organización entera a conseguir sus objetivos de mejor forma.

         Voy a contarte sobre un estudio que se realizó hace un par de años sobre las emociones en el entorno de las organizaciones. Y después vamos a reflexionar brevemente sobre él, ¿dale?

          Según esta investigación (y, por supuesto, el sentido común) las empresas que tienen un clima interno en donde sus empleados se reconocen recíprocamente de manera regular y concreta, tienen 12 veces más probabilidades de generar mejores resultados comerciales que las que empresas no lo hacen.

          Estoy hablando de un estudio realizado por la firma consultora de servicios Bersin & Associates. Las empresas que adoptan el elogio y el reconocimiento en el trabajo de manera regular, comparten tres características comunes:

recognition 2          En primer lugar, construyen programas de reconocimiento con foco en el “feedback” de los compañeros de trabajo, no sólo de jefes evaluadores (“feedback” es la palabra anglosajona para retroalimentación). En segundo lugar, pensá en lo difícil que le resulta en general a las empresas alinear los intereses personales con los objetivos de la organización. Bien, en las empresas a las que les va favorablemente, el reconocimiento está directamente vinculado a los objetivos de negocio y a los valores de la organización, por lo que el elogio no sólo genera un impacto emocional positivo, sino que refuerza la estrategia. En tercer lugar, estas les dan a los empleados un acceso transparente para que todos puedan ver quién está siendo premiado, y para que cualquiera pueda recomendar a otro.

          Un ejemplo propio de estas empresas exitosas es el siguiente: no elogian a los empleados de manera genérica, sino específica. Nada de <<Estás haciendo un buen trabajo>>. Sino <<Lograste tal tarea concreta de tal forma y con tal porcentaje de cumplimiento. Excelente>>.

          Otra de las buenas prácticas radica en considerar que cada empleado responde de manera diferente al reconocimiento. Muchos aprecian la alabanza pública, mientras que otros se encogen y se avergüenzan al ser el centro de atención. Conocer el perfil emocional de los colaboradores es fundamental, para producir el mayor impacto positivo en cada individuo.

       Finalmente, un modus operandi sugerido en esta investigación es que el agradecimiento no suceda de forma unidireccional a la persona única, sino a través de varios empleados a la vez. ¿Cómo? Un procedimiento muy integrador es que los colegas puedan construir presentaciones animadas con fotos, videos, comentarios de clientes y otras yerbas del estilo. Esto fomenta el sentido de pertenencia de todas las partes, y no sólo de la persona beneficiada.

recognition          Ahora bien, a la luz de semejante estudio y de sus prescripciones, podemos reflexionar un poco… Me parece perfecto que en la gestión contemporánea se estén incorporando prácticas de elogio como estas, en donde se admite el impacto que la pertenencia tienen para quienes trabajan en una organización, se busca entender el perfil emocional de cada persona y se promueve el desacartonamiento ortodoxo de hacer las cosas a la vieja usanza: anualmente y para cumplir las tradiciones de recursos humanos.

          Pero… debemos tener mucho cuidado de estar elevando simplemente a un nuevo nivel (más rimbombante y complejo) la industria de la hipocresía. Ningún “gracias” debe ser descolgado y fuera de contexto, como una obligación cínica que un jefe asume por la posición que ocupa. O como un slogan propio del Management contemporáneo.

          El reconocimiento debe ser genuino y sentido. Me atrevo a prescribir rotundamente que si uno no siente en serio el elogio para un par o un colaborador, no debería pertenecer a ninguna organización.

          Te dejo un video que vale la pena. No importa si no entendés el inglés sin subtítulos. Lo que importa es que aprecies lo bien que realmente le podés hacer a otra persona si hacés desde la sinceridad y te surge elogiar genuinamente el pequeño logro de alguien. Hacé clik en la primera imagen de este post y dedicale un minuto.

This entry was posted in economía-marketing-negocios, relaciones humanas and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>